Sazón México Restaurante

Con Sabor a Pueblo Mágico
Está localizado a la entrada del pintoresco pueblo de Rosarito, sobre lo que fue la carretera libre de Tijuana a Ensenada y que ahora es el Bulevar Benito Juárez, de norte a sur, a tan sólo unos metros del semáforo donde está el puente al palacio municipal, ahí se construyó desde los cimientos un edificio que se ha convertido en la catedral del sabor.

Los compañeros periodistas han dado fe de unas ricas tostadas de pata de res, preparadas con aceite de oliva, cebolla curtida y orégano, servidas sobre las tostadas de maíz previamente embarradas con una capa de frijoles, y luego su lechuga picada finita, su crema, su salsa molcajeteada y queso fresco, espolvoreado.

En Sazón México las mesas no están numeradas, cada mesa tiene una tarjeta de lotería junto a su pequeño florero y sobre las mesas se han servido las mejores delicias de la cocina mexicana. Cochinita pibil, guisado de huitlacoche, crema de flor de calabaza, y el muy aplaudido y tradicional guisado de chilacayote en pipián. Sin que falte el menudo, el pozole, los caldos de res, de pollo y el tlalpeño, además de los ricos antojitos. Una de las charolas en el servicio es una verdadera reliquia histórica, es de la charolas de metal que ya no se ven y es de la Cerveza Mexicali. Las mesas y sillas fueron hechas por artesanos de Popotla.

En la cocina suena el aceite, el mover de sartenes, huele a especies y sale la tortilla recién hecha, todo acompañado de un servicio amable y de precios aún más amables. Todos los días se sirve comida corrida a precios muy módicos, desde el medio día y hasta las tres y media de la tarde se sirve y se recibe gran demanda.

El edificio es nuevo, construido al estilo colonial, con sus pisos de lozeta poblana, con remates de talavera. Las ventanas de madera y sus techos altos que contrastan con el color mexicano de cada uno de sus detalles. En sus paredes se puede ver una copia del Acta Independencia, se puede ver la firma de Agustín de Iturbide y muchos otros, incluidos condes y obispos, además de la fecha, 28 de septiembre de 1821. Las paredes se han vestido con un documento histórico de Rosarito para festejar la Independencia, está fechado en 1936, y algunos cuadros con viejos anuncios de películas mexicanas, ahí se ve a Sara García, a Tin-Tan, Julissa, Joaquín Pardavé, y por supuesto no podía faltar Pedro Infante.

Los baños no tienen el anuncio de “Hombres” y “Mujeres”, en cambio tienen pintada a la Dama y al Catrín, los lavabos también son de talavera poblana. Se puede escuchar música de danzón que complementa el ambiente del lugar. En la noche se pueden ver los faroles prendidos, la luz de neón con el nombre del lugar que resalta coronando la entrada; ocasionalmente las quinceañeras van y se toman la foto en la puerta, también llegan los que manejan carros oldies y se toman la foto con el edificio de fondo para su face. Sazón México se ha convertido en el restaurant favorito de Rosarito.

Por la entrada al fraccionamiento Villa Floresta se entra a un amplio estacionamiento que lo lleva a la catedral del sabor, al Sazón México.